RUTAS EN DOS RUEDAS

Viajes en moto - Calendario de Motoencuentros - Motos clásicas y antiguas

Modelos y Manuales de Jawa - Consejos útiles para viajar - Relatos de viajes

Viajar con copiloto - Fotos - Crónicas de encuentros - Links

 

Rutas en dos Ruedas

 

 

Octubre 2009

 

En MOTO - Viaje a Machu Picchu
Argentina - Chile - Perú - Bolivia y regreso

 

Por: Boy Maldonado, en Yamaha Drag Star 650

 


Motivado por mi hijo Julián, comencé la organización de este viaje, con una hoja de ruta por asfalto, ya que mi moto y yo viajamos cómodos.
A través de internet conocí varios posibles viajeros en moto, que como yo buscaban compañeros para compartir esta aventura, recibí mucha ayuda de Miguel Liendo (Jujuy).
Entre muchos que nos comunicamos, debíamos coincidir en tipo de moto, velocidad de viaje, años en el lomo, tipo de presupuesto disponible y otros tantos temas.
Así apareció Javier Elldid ,de Federal, E. Ríos con su Honda Varadero, nos escribimos durante 3 meses, hasta que el 5/10/09 nos reunimos en Rafaela para arrancar el viaje.
Además tuve buena comunicación con los de Tandil, José, Daniel y Pocho y quedamos que nos encontraríamos en Cuzco para compartir la aventura Machu Pichu.
En forma personal, con una mezcla de inconsciencia y gran ganas de cumplir con la propuesta y aventura, sabiendo que recorreríamos 8.100 km en 20 días, comenzamos a rodar.
En Rafaela me encontré en un bar, con un grupo de motoqueros y contando historias de rutas, me bautizaron la drag star 650 como, la “Rubia” por su color dorado y crema.
Así fue que en el primer mail a mi familia, les confesé que viajaba con la “Rubia”


El Viaje


Desde Rafaela (ruta 34 llegamos a Rosario de la Frontera, con ruta muy cómoda y casi solitaria.
Primer noche de nuestro viaje, nos hospedamos en Motel ACA, muy buen lugar, con bañadera de agua termal en los dormitorios, excelente.

El  2º día, llegamos a Jujuy, pasando por Salta, conocimos la plaza central, la Catedral, el Museo de la momias, cuya propuesta arquitectónica es maravillosa, junto con todo lo expuesto y explicado.
Después del medio día, seguimos viaje hacía Jujuy por el camino de cornisa, muy lindo recorrido, de gran vegetación ,con muchas curvas y trepadas.
En Jujuy nos encontramos con Miguel Liendo (uno de los viajeros recomendados como asesor de la zona) que estuvimos comunicados durante la previa del viaje, con aportes muy interesantes. Además Miguel tiene un taller muy bueno y nos contó muchas anécdotas respecto al apunamiento de motos.
Diciéndonos que cuando la moto falla, tose y sale humo negro, cuando se viaja en gran altura, hay que descubrir las revoluciones en que viaja cómoda y no forzar la máquina.
Nos hospedamos en “La sala de Yala” casa del laño l790 (flía. Carrillo) que en su época era posta de cambio de mulas, para lo carruajes que viajaban a el Alto Perú.

Al otro día ( 3º) partimos hacia el Paso de Jama, 360 km. (frontera entre Argentina y Chile) haciendo escala en Cerro de los 7 colores y Purmamarca para caminar la Villa y sacar fotos muy coloridas.
En el viaje circulamos zonas de la montaña a 4.610 m de altura respecto al mar, sintiéndose muy fuerte el frío de altura, como así vientos huracanados cruzados que corrían la moto a la mano contraría, debiendo hacer un esfuerzo importante para controlar la situación.
Ya al atardecer llegamos a la frontera y con gran alegría y muertos de frío encontramos hospedaje en una hostería del ACA de muy buena calidad, pero pequeña, recientemente inaugurada.
Lo insólito que lo único que se puede comer, son las típicos productos de cualquier YPF del país.
En este punto recomiendo muy seriamente reservar hospedaje, ya que sino se duerme
sentado en el salón.
A la mañana siguiente, las motos estaban escarchadas, por e l frío nocturno.

Temprano 4º día hicimos aduana y migraciones para entrar en Chile, ese día viajamos con meta en Iquique, pasando por San Pedro de Atacama, cuyo casco histórico pueden ser 4/5 manzanas con construcciones en adobe, típicas de la Puna, el resto de las casas son prácticamente de cartón o maderas muy rudimentarias.
Luego tomamos hacía Calama y en un cruce de rutas a Tocopilla, debimos agregar nafta de los bidones auxiliares, por no existir estaciones en la zona y mi Yamaha Drag Star sufre de poca autonomía.
En otro pueblo, Victoria, cenamos en un restaurant de ruta (caldillo de pío-pio: caldo, choclos, pequeños trozos de pollo y verduritas) muy sabroso.
De noche recorrimos lo 150 km faltantes para llegar a Iquique, nos alojamos en el Holliday Inn, caro pero muy bueno.

Aquí decidimos 5º quedarnos un día más y hacer turismo por la Ciudad histórica y la zona franca.
En general en Chile el tránsito es muy respetuoso del motociclista, exigiendo en serio respetar los límites de velocidad.
Iquique Ciudad portuaria, con gran actividad comercial, muy prolija, limpia y de espacios urbanos amplios.
Nos movimos en “colectivos”, estuve esperando muy buen rato, hasta que me di cuenta que el colectivo era el taxi, que va parando permanentemente y suben pasajeros hasta sumar 5, de esa forma el viaje es un fijo más barato.
Hicimos un pequeño viaje en barcaza por la bahía del puerto para conocer la Ciudad desde el mar.

Al 6º día partimos hacía la frontera chilena-peruana, vía Salinas Grandes( las recorrimos y fotos correspondientes), llegamos a Arica (Chile) pasamos a Tacna (Perú) y entramos en Perú.
Como habíamos viajado muy bien y con un excelente clima, no propusimos llegar a dormir a Moquegua, alojándonos en el Hotel Colonial, parece un hotel tipo feudal aperuanado, frente al estadio de fútbol, que al otro día jugarían un importante partido, situación por la cual, tempranito comenzamos nuestra nueva etapa para llegar a Puno.
El camino de esta etapa, es un recorrido de montañas muy árido, de colores cambiantes con la presencia de casi todos los que componen el círculo cromático.
La inmensidad del paisaje, el silencio, la soledad de cada lugar me cautivó, impresionándome cómo viven aisladas las familias, en el medio de la nada, en casita muy pequeñas de adobe, encerradas por pircas (muros de piedra simplemente apoyados entre sí) para guardar en sus patios las llamas, burros, ovejas y proteger la vivienda de los vientos.
Las vistas e inmensidad de las montañas de arena con la gran cantidad de curvas y ascensos recorridos, hacen que el físico acuse recibo.
Ya en Perú cambia la relación del automovilista con el peatón y el viajero en moto, todo se imponen acelerando y tocando increíblemente la bocina.

El 7º día viajamos hacia Puno, pasando por Desaguadero, ciudad tipo far west, el desorden y el ruido son protagonistas.
Recorren la ciudad dos tipos de transporte de personas: uno un carro a pedal, donde el pasajero se sienta adelante y el conductor pedalea desde atrás, tratando de evitar pozos,
vías, coches y animales.
El otro, es una moto carrozada cerrada con toldos de colores que pueden viajar dos personas. Lo raro del tema que por un recorrido igual ambos carros y el taxi cobran igual.
Cargamos nafta en la calle de bidones, vendiéndola x galón, redondeando 4 lts. l galón
Al salir de esta ciudad comienza el Lago Titi ka ka, (Tigre de piedra) la parte
correspondiente a Perú, es el lago más alto del mundo.

 

El lago en Copacabana, Bolivia

 

Copacabana, Bolivia

 


Todo el recorrido hacia Puno, bordea el margen derecho del lago. El espacio de tierra entre la ruta y el lago son pequeñas parcelas dedicadas a la siembra de distintos cultivos, mezclándose con presencias de burros, vacas, llamas, etc.
Todas estas actividades están trabajadas por las mujeres de la familia, he visto trabajar la tierra, desmenuzando los terrones con las manos de ellas.
Llegamos a Puno con excelente día, en un camino semejante a los de Bariloche, pasando por zonas de bosques de eucaliptos.
Nos alojamos en Hotel del Lago fuera del casco urbano.

El 8º día aprovechamos para recorrer la pequeña Ciudad, la Catedral y navegar por el lago Titi ka ka, hasta la isla flotante que habitan los indios uros.

 

El lago en Perú

 

Lago Titi Kaka en Perú


Pertenecieron a los grupos aymará, que hace aprox. mil años huyeron del continente de otro grupo más poderoso, que pretendían esclavizarlos para trabajos en minas.
Toda las islas flotantes son muy típicas, interesante como las construyen, el tipo de convivencia y trabajo que llevan, ya que se juntan 10 familias por isla.
Son un” típico producto” de consumo para el turismo.

Párrafo aparte ”mi visión y sensación vivida en la isla“

Una vez arribado a la isla, con la asistencia de un guía de la excursión, la familia de uros explica la vida en la isla, cada familia invita a conocer su casa a un turista, entablando un dialogo sobre las familias.
A continuación le ofrecen artesanías de todo tipo, que de alguna forma uno compra para colaborar con ellos.
La gran sorpresa fue cuando en el medio de la nada, los uros entregan bolsas de plástico contaminantes, cuando les digo lo contaminante de la situación se sonreían pareciendo no entender.
Enseguida hablé con el guía de la agencia, una vez planteada la conversación sobre
enseñarles a resolverlo de otra forma el envoltorios de las compras, para hacerla corta, no le interesó en lo más mínimo mi planteo.
Lo mismo pasó al llegar al hotel.
CONCLUSIÓN: todo el circuito turístico Isla de Uros es un consumo de plástico , sostenida por intereses económicos de la Ciudad.

El 9º día viajamos hacía Cuzco aprox.370 km, llegando a la mitad de nuestro viaje, aprox. 4000km.
A llegar a la Plaza Histórica, frente a la Catedral, nos encontramos con 3 motos Transalp, que reconocí como los viajeros de Tandil (Daniel, Pocho, José) ya que estuvimos en contacto por internet antes de viajar, fue muy emocionante el encuentro.
En la plaza nos conectamos con Walter, personaje que trabaja dando servicios a viajeros en moto, de esta forma nos acompañó a sacar pasaje de tren para Machu Picchu, nos consiguió hotel en Pueblo de Machu Picchu (como les gusta llamarse a lo locales) y no Aguas Calientes y hospedaje en Cuzco para los de Tandil, ya que Javier y yo teníamos hospedaje en Casa Grande, hotel céntrico muy antiguo, con un patio central donde se pueden dejar las motos de noche.

El 10º día partimos en moto hacía Ollataytambo (estación de tren) recorriendo el valle sagrado, aprox.150km de un muy lindo paisaje con la presencia de todos los verdes posibles.
Dejadas las motos en depósito, en lo de la familia Ramírez, nos tomamos el tren hacía el pueblo de Machu Picchu llegando después de 1.30hs de excelentes vistas.
Toda la zona está invadida por gringos de todo el mundo
El pueblo es muy pequeño, nuevamente desordenada su construcción, la vía del tren es el actor principal ya que todo se traslada por ella.
No existen motos, autos, etc. excepto los minibús que llevan a Machu Picchu.

 

Los viajeros en Ollataytambo

 

Viajeros en moto en Ollataytambo

El 11º muy temprano 4 hs de la mañana, hicimos la cola para tomar el minibús que nos llevo a Machu..., ya que de esa forma vivimos el amanecer dentro de la ciudad, además llegando temprano, recibís un número (400 por día) para ascender a la montaña
“ wainapichu”, 500 m de altura sobre Machu Picchu, dominando desde la cima todo el valle. Las vista son grandiosas y sacando fotos perdés noción del tiempo.
El ascenso y el descenso de la montaña es agotador, los Incas colocaban los escalones de piedra sin ningún patrón constructivo, razón por la cual uno busca la forma más conveniente al físico, para lograr la cima.
Experiencia increíble, alucinante, de buen esfuerzo físico y como dice una amiga del ”arte de vivir” todo vivido con el  “100 por ciento”.

 

Machu Picchu, Perú

 

 

En moto a Machu Picchu


A la vuelta al pueblo, comimos donde lo hacen los locales a precios también locales, en un mercado, donde distintas cocineras, en nuestro caso “Quintina” nos preparó sándwich de pollo completo y

ensalada gigantes.
Este día a las l8hs, ( anocheciendo) estábamos todos en cama, ya que la destrucción física fue total.

El 12º día, retomamos el tren, para recuperar las motos en Ollataytambo y viajar de regreso a Cuzco, pasando por Picsa, pueblo artesanal, donde todos hicimos compras de regalos en plata por el pequeño lugar que ocupan en las alforjas.

 

Niña en Picsa, Perú

 

Niña en Picsa, Perú

Por la tarde en Cuzco, contratamos un guía que caminando por la Ciudad, nos contó la historia del imperio Inca, la invasión y saqueo español y sus consecuencias históricas.
Realmente Cuzco es la Ciudad turística con gran riqueza patrimonial.
Por la noche tomamos un pisco de despedida con los de Tandil en el pub Norton Riders (de viajeros en moto), dejando registrada nuestra visita en el libro de viajeros.

El 13° día, tomamos conciencia que empezábamos el regreso, faltando el 50% del viaje.
Creo que parte de este caer, nos lo recordó el trasero.
Pasando Puno, nos desviamos en Civincuyo para ingresar a Bolivia, llegando a Copacabana, ciudad muy pintoresca a orillas del Lago Titi ka ka (la parte perteneciente a Bolivia).
Cuando uno comienza los regresos, se afloja y comete errores, inducidos por los agentes de aduana de Bolivia que luego pagaríamos caro.
Hicimos migraciones y nos dijeron que podíamos seguir, gran error, no hicimos aduana de las motos, evidentemente un proceder común, para que en la aduana de salida, verificaran que nos faltaba “ el papelito”, consecuencia 100 dólares x moto de multa.

El 14° en Copacabana descubrimos que el padre Abraham, bendecía los carros y vehículos, de todos los que se acercan a la iglesia, previo pago de un bono contribución.
Colocamos la Varadero de Javier y la Rubia (Drag Stars), en la fila de las bendiciones adornadas con arreglo floral como se acostumbra
El padre, muy afable, hizo su bendición, rociamos las motos y brindamos con cerveza compartida con dueños de otros coches, como
agradecimiento del dueño, al vehículo por la utilización y prestación que brinda a la familia.
Después de la ceremonia partimos hacia La Paz, ciudad a 4.000 m de altura del mar, la entrada es caótica, con miles de minibús que paran totalmente la circulación.
Nos hospedamos y salimos a caminar por la ciudad recorriendo la Casa de Evo, el Congreso Nacional y el barrio artesanal.

 

La casa de Evo Morales


La casa de Evo Morales

 

La paz, Bolivia

 

La paz, Bolivia
 

El 15º arrancamos en La Paz hacia Santa Cruz de la Sierra, vía Cochabamba, trepando a 3.820 m de altura.
En un momento se nubló y aparecieron acompañándonos en la ruta los distintos factores climáticos: niebla, lluvia, agua nieve, granizo, por varios km., razón por la cual al llegar a Cochabamba dudamos de seguir adelante.
Nos repusimos tomando un buen café de máquina y especial reparador.
Para achicar los km. faltantes, decidimos por consulta con el mozo del bar, viajar 52km más, hasta el Valle de Civincuyo.
En la primer curva vimos la señalización de los 152 km faltantes (en general en Bolivia nadie sabe muy bien nada).
Este recorrido es tipo Misiones, con gran bosque tropical, muy trabado, donde se hizo la noche, con una lluvia tremenda que no se veía nada.
Nos pegamos a un camión para que sus luces traseras nos orientaran, par colmo cada tanto aparecían unos carteles de falla geológica en el pavimento, es decir que entrábamos en un camino de piedra, con pozos y agua, tipo Dakar.
En muchos momentos del viaje recordé al padre Abraham y su bendición, ya que estábamos en manos de Dios hasta llegar.
A esta altura del viaje, nos miramos con Javier y conversando, reconocimos, que la exigencia física que demanda un viaje así, más los afectos y las cosas cotidianas de nuestro País se empezaban a extrañar.

El (16º) día, de Civincuyo seguimos a Santa Cruz de la Sierra, recuperándonos del estresaso del día anterior.
Entramos en ésta importante Ciudad boliviana, aquí cambia todo los visto y se entiende porque lideran el movimiento separatista del gobierno central con su bandera verde y blanca.
Gran movimiento de vehículos importantes, oferta de todo los bienes de consumo, más ordenados y prolijos como Ciudad.
Creo que hubiera sido bueno quedarnos un día más en ella para recorrerla más.
En todo el recorrido realizado, por la rutas de Bolivia, cada tanto kilómetros, hay un puesto policial de construcción primitiva, donde cruzan en la ruta ,una soga con banderines de colores, manejada por niños o mujeres (suben y bajan).
De esta forma el policía te hace bajar del vehículo, ofreciendo bajo presión el ”peaje a voluntad”,que comienza caro y termina con un cartón de color más barato.
Confieso que, quejándome del estado de cansancio, nunca pagué la cometa.

El 17º día, ya saboreando la vuelta a la Argentina, viajamos hacía la frontera con nuestro país, haciendo aduana en Yacuiba y llegando a Tartagal (Salta) Al llegar a la aduana boliviana, hicimos migraciones y nos pidieron el “papelito”de la moto.
En su momento de entrar al país, luego de migraciones, nos dijeron que podíamos seguir, gran error nuestro, en definitiva nos cobraron una multa de 100 dólares por moto, previa discusión muy acalorada y el mal humor que nos generó.
Conversando en el paso fronterizo, con remiseros, nos contaron que es una practica habitual este tipo de accionar.
Llegamos con intensa lluvia al Hotel Espinillo de Tartagal, frente a la laza principal, después de un día de muchas discusiones.

El 18º día, ya en Argentina, nos separamos con Javier ya que el volvería por Chaco/Corrientes a su Federal y yo haría nuevamente la ruta 34 para volver a Escobar.
Llegue temprano a Rosario de la Frontera, paré nuevamente en motel ACA y disfruté un buen atardecer y baño termal.

El 19º día, me propuse llegar a casa, pero pasando Rafaela, vi un frente de tormenta y granizo, por lo cual decidí una nuevo descanso a 100 Km. de Rosario.

El 20º día , paseando y gozando del día de sol vía Rosario, llegué a Escobar, después de haber recorrido un largo camino, con amigos nuevos, reflexionando en soledad sobre los caminos de la mente y el gusto de haber vivido una “gran experiencia” con la Rubia (Drag Star 650).


PURA VIDA y BUENAS RUTAS



Mirá la HOJA DE RUTA A MACHU PICCHU de Boy


 

 

 

 

 

 

 

© Hecho el depósito que prevé la ley 11723. www.rutasendosruedas.com.ar 2001

Política de privacidad

Los derechos de los textos y fotos de esta página pueden pertenecer a los propietarios de Rutas en dos Ruedas o a terceras personas o entidades. Si desea utilizar algún contenido de esta página, incluidas las fotos, por favor solicite autorización por correo electrónico.

 

 

 

SECCIÓN TALLER

Despiece motor

Jawa 350/640

Manual de despiece

de Jawa 350 

Vista interna motor Jawa 350 tipo 18

Manuales

 

Todo JAWA

 

Videos,

restauraciones, historia, modelos, fotos, manuales, viajes, injertos, personalizaciones